La Casa de los Muertos – Dostoyevski

Estoy seguro de que si en la literatura universal hay un libro que logra transmitir el sufrimiento humano y las profundas reflexiones que sobre este se pueden hacer es precisamente La Casa de los Muertos.

Recuerdo que acompañando a mi abuelo por unas ventas de libros usados en Lima me lo regaló. Ya había leído Crimen y Castigo y no exagero cuando digo que La Casa de los Muertos me impactó mucho. Para quien acostumbra leer cosas ligeras, propias de mentes distraídas, que exigen un par de minutos para olvidarse a la hora siguiente esta obra resultará pesada, fatigosa y oscura. Este es un libro para quienes aman las impresiones fuertes e indelebles.

Recuerdos del Sepulcro de los Vivos (La Casa de los Muertos), fue publicada en 1862, y nos cuenta sobre la muerte de un profesor y el hallazgo de su diario. Este profesor había sido condenado a prisión en Siberia por el asesinato de su esposa. En el diario quedan registradas anécdotas, conversaciones, sentimientos, reflexiones del mismo autor y de otros presidiarios.

Es una historia tan llena de contrastes, complejidades y contradicciones como la vida misma. Hay episodios que desgarran y consuelan el alma de la misma manera que combinan lo trágico con lo cómico. Las experiencias son diversas y abarcan desde los trabajos forzados hasta la alegría y sentimientos encontrados de los reclusos durante la navidad.

También resaltan las duras condiciones de reclusión. A pesar de las cuales, sumadas al sufrimiento y a mal presente; la bondad de la naturaleza humana brota como una pequeña planta en medio de gélido clima siberiano.

Por debajo de las gradas se apiñaban también los forzados produciendo un ruido sordo de colmena espantada; en cuanto al piso de la estufa no había sitio que no ocupasen los presos, quienes hacían que agua saliese de sus cubas. Los que estaban en pie se lavaban teniendo en la mano su cubo de madera; el agua sucia, corriendo por sus cuerpos, caía sobre la cabeza de los que estaban sentados.

El Sepulcro de los Vivos

Su autor, Fiódor Dostoyevski deja varios elementos biográficos en la obra. Él también fue prisionero en Siberia por participar en una conspiración. Sin duda una experiencia terrible pero sin la cual, seguramente, Dostoyevski no sería Dostoyevski.

Si no has leído a Dostoyevski, puedes visitar estas recomendaciones que escribí AQUÍ y si ya lo leíste también puedes compartir tus impresiones y recomendaciones.

El peregrino ruso

Una breve plegaria está en el corazón de la espiritualidad cristiana oriental. Un piadoso libro que enseña a orar y alimentar el alma.

Es un clásico de la espiritualidad cristiana oriental. Su tema central es la importancia de la oración y se desarrolla en torno a la oración “Señor Jesucristo, ten piedad de mí” recitada por los católicos orientales y ortodoxos en lo que vendría a ser su rosario. El cordón recibe el nombre de komboskini.

El protagonista se va empapando su alma con la plegaria en medio de su peregrinaje. No faltarán las dificultades en la oración, la reflexiones y lecciones que irán dando los personajes con los que se encuentra el peregrino. Un libro refrescante que nos da un vistazo a la espiritualidad cristiana oriental y la profundidad de su alma. El lector no quedará indiferente y seguro tomará los consejos ahí vertidos para mejorar su trato con Dios. No es una obra larga y su narración es ligera sin perder profundidad.

Un día en la vida de Iván Denisovich

expression-1147288_1920

Un día en la vida de Iván Denisovich es una historia corta del escritor ruso Alexander Soljenitsin en la que narra las penurias en el gulag (campo de trabajos forzados del sistema comunista). El protagonista, como bien dice el titulo, es Iván Denisovich, identificado como el prisionero S-854 del grupo de trabajo 104 forzado a trabajar en un campo de concentración en la gélida estepa siberiana dónde sumado a las penurias del clima inclemente se padece un sistema comunista que parece tener el poder de decidir incluso; a que hora debe estar el sol en el zenit. La historia está enmarcada en un día del prisionero S-854. No deben esperar una historia lastimera y quejosa porque a pesar de las adversidades, condiciones infrahumanas y humillaciones a las que se someten a los presos, su sobrevivencia radica en un carácter recio y astuto apoyado en una camaradería que a pesar de los pillos, que nunca faltan, sabe cuando tender una mano y dar un consejo oportuno.

 

 

Para iniciar Dostoievsky

moscow-1937273_1280Feodor Dostoeivsky es uno de los grandes escritores de la literatura rusa y universal. Tal vez por la complejidad y profundidad de sus escritos suele ser evadido por muchas personas. En este momento estoy leyendo Los Endemoniados, ya había leído Crimen y Castigo, Los Hermanos Karamazov, La Morada de los Muertos y una colección de sus cuentos. Seguro en un futuro dedicaré entradas a sus obras pero en la presente quisiera dar algunos modestos consejos para quien quiera acercarse a este fascinante autor. Algunas de las dificultades que encontré al leer a Dostoievsky son:

  • Los nombres rusos, que a pesar de ciertas similitudes con los nombres occidentales gracias a su fuerte tradición cristiana, se pueden convertir en un dolor de cabeza cuando se le suma que los nombres tienen variaciones como diminutivos o patronímicos que forman parte de la riqueza del lenguaje ruso y tienen un sentido que no percibimos en nuestro idioma. Por eso, si un personaje se llama Egor y en unos párrafos más adelante lo llaman por su diminutivo Gosha o su patronímico Egórovich podemos pensar que son personajes distintos.
  • El tiempo, en el universo de Dostoievsky cada segundo y cada pensamiento cuenta, por ejemplo la trama de Los Hermanos Karamazov se desarrolla en unos pocos días y si ven el volumen de la obra se harán una idea de lo que digo.
  • Lo trama se desarrolla en el interior de los personajes mas que en sus acciones externas.
  • Es recomendable leer fragmentos mas o menos largos para poder ver los episodios con mayor claridad.

Te puede interesar: