Horacio Quiroga – Cuentos

hunt-4674703_1280

Cuentos breves y llenos de terror al mejor estilo de Allan Poe pero en nuestro idioma. Es Horacio Quiroga, sin duda, uno de los grandes escritores de nuestro continente.

Si hay un cuentista que me gusta mucho es el uruguayo Horacio Quiroga (1878-1937). La influencia de Poe sobre la obra de Quiroga es tal, que podemos decir que Quiroga es su alumno aventajado. Sus temas se desarrollan en la inhóspita selva, elemento que tiene en común con Rudyard Kipling autor de El Libro de las Tierras Vírgenes (El Libro de la Selva). La lucha por la vida es una constante en su obra. Lo desconocido y la tragedia parecen acechar donde menos se espera. Los Cuentos de Locura, Amor y Muerte con sus tenebrosas historias sin duda gustarán a jóvenes y adultos mientras que sus Cuentos de la Selva, son historias escritas para niños y jóvenes dónde los animales son los protagonistas.

Si quieres buenos cuentos breves sin duda Quiroga es la opción. No dejes de leer a este insigne escritor hispanoamericano.

Relato de un náufrago, García Márquez

Una historia interesante dentro y fuera de la narración. Un marino a la deriva sin agua ni comida lucha por su vida. Un periodista que debe exiliarse por contar su historia.

Las obras insignes del Nobel de Literatura Gabriel García Márquez son Cien Años de Soledad y El Amor en Tiempos de Cólera. Sé que hay otras muchas más pero creo que es innegable que es prácticamente imposible hablar de su obra sin hacer referencia a esos dos títulos. En esta breve entrada les recomendaré una que, tal vez no muy popular, no es larga y mantendrá al lector siempre en expectativa.

El Relato de un náufrago corresponde a la etapa periodística de García Márquez. Narra las peripecias que pasa un marino colombiano al caer del barco en un hecho confuso. El barco militar estaba sobrecargado de artículos que llevaban desde EEUU a Colombia. La historia fue publicada en entregas por el periódico El Espectador. Es un reportaje novelado a partir de la narración de su protagonista. Esto le trajo problemas a García Márquez, se tuvo que exiliar en Francia, porque develaba la corrupción de las fuerzas armadas.

La narración, lejos del característico realismo mágico, que lo hizo famoso, es una real y apasionante historia de supervivencia. El hombre contra la naturaleza. García Márquez fue un gran admirador de Hemingway así que no les extrañe escuchar su eco al leer como un hombre lucha contra las fuerzas del mar. ¿Les parece conocido?

 

Como sobrevivir intelectualmente al siglo XXI

survival-4041899_1920

Leonardo Castellani es un auténtico profeta de nuestro tiempo. Y como suele ocurrir con los profetas, no ha gozado de buena fama y su obra no ha sido lo suficientemente difundida. Aún así, los versados en sus escritos no han dudado en calificarlo como el Chesterton argentino. Su obra (o al menos parte importante de ella, la pueden descargar de acá Padre Leonardo Castellani. Obras El problema es que muchas son imágenes en pdf de ediciones viejas y leerlas desde una computadora es un verdadero reto. A quienes disponen de las bondades de una versión más o menos moderna del kindle sus ojos se los agradecerán. Mientras llega la reedición de sus obras; Juan Manuel de Prada nos trae una recopilación de sus escritos bajo el sugerente nombre de Como Sobrevivir Intelectualmente al Siglo XXI.

Su claridad de pensamiento y un arrollador sentido común, cosa que comparte con Chesterton, no tardarán de enganchar al lector. En lo personal me gustó su fino humor. La recopilación que nos da Juan Manuel de Prada permite conocer el pensamiento de este gran escritor y especialmente de disfrutar de sus mordaces observaciones a una sociedad que, ya venia descalabrándose. El titulo del libro hace verdadero honor a su contenido.

Un par de citas del reverendo Castellani para quienes se topan por primera vez con su obra:

“La verdadera libertad es un estado de obediencia. El hombre se liberta de la corrupción de la carne obedeciendo a la razón, se liberta de la materia sujetándose al perfil diamantino de una forma, se liberta de lo efímero atándose a un estilo, de lo caprichoso adaptándose a los usos; se liberta de su infecundidad solitaria obedeciendo a la vida, y de su misma vida caduca y mortal se liberta, a veces, perdiéndola en obediencia a Aquel que dijo: «Yo soy la Vida»”.

“La aguja pasa y queda el hilo. Lo político pasa y queda lo moral. Pero si la aguja no tiene hilo, pasa la aguja y no queda nada. Claro que no se puede coser sin aguja; pero mucho menos se puede coser sin hilo”.

Te puede interesar