Ciencia de la Cruz, Edith Stein

city-1487891_1280

Una filósofa a las puertas de su detención por los nazis escribe sobre un místico español del siglo XVI en el que encuentra consuelo espiritual en su camino al campo de concentración.

Edith Stein la filósofa

Este tratado escrito por Edith Stein (Santa Teresa Benidictina de la Cruz) es una exposición de la doctrina del santo doctor San Juan de la Cruz. Stein nacida en el seno de una familia judía abandona la práctica religiosa en la adolescencia. Durante la primera guerra mundial suspende sus estudios para ayudar como enfermera voluntaria en la Cruz Roja. Luego estudia en la Universidad de Göttingen e inicia sus estudios de doctorado con Edmund Husserl. Fue discípula de Husserl junto a pensadores de la talla de Martin Heideegger. En 1918 tras luchas y búsquedas en diferentes ámbitos Edith tiene una experiencia mística. En 1921 lee El Libro de la Vida de Santa Teresa de Ávila (lo leyó en una noche) y sintoniza de tal manera con Teresa que desde entonces el Carmelo será el objetivo de su vida.

La superiora del Carmelo de Echt encarga a Edith la elaboración de una obra sobre San Juan de la Cruz para conmemorar el IV Centenario de su nacimiento, en 1942. Esta obra que sería Ciencia de la Cruz solo tuvo dos años para su elaboración. Durante este periodo ya la sombra del nazismo perseguía a Edith. La profundización de la Cruz de San Juan se convierte en luz en su misma Cruz. Edith que empieza escribiendo sobre San Juan y nos termina descubiendo su propia alma. En una carta escrita cuando iniciaba la obra dice: “Estoy contenta con todo. Una scientia crucis sólo se puede adquirir si se llega a experimentar a fondo la cruz. De esto estaba convencida desde el primer momento, y de todo corazón he dicho: ¡Ave Cruz, spes unica!”.

Ciencia de la Cruz

La obra está concebida como una lectura unificada de la vida, obra y doctrina del místico español. Es una verdadera joya de la espiritualidad carmelita y una buena guía para comprender su doctrina. Para leer la Ciencia de la Cruz no es imprescindible haber leído las obras del santo. La misma Edith se encargará de llevar el recorrido por la vida y obra del reformador carmelita.

La noche oscura

Edith explica magistralmente lo que es la noche oscura y el sentido de la misma. Actualmente que abunda la espiritualidad ligth y dulzona leer una obra con esta profunidad y robustez es un recordatorio de la complejidad del alma humana y que las experiencias de Dios superan todo entendimiento.

Ir al encuentro de Dios es ir a la noche más oscura de todas. La primera noche conocida como la noche de los sentidos está caracterizada por la sequedad y el vacío. En esta etapa se debe morir a las propias fuerzas naturales, a los sentidos e incluso a la razón. La noche del espíritu es la más oscura y profunda. El alma llega a esta etapa sin gustar ningún saber propio sino sediento del saber de Dios. El alma ya desasida de los apetitos naturales puede unirse a Dios sin dificultades ni impedimentos.

El 2 de agosto de 1942 Edith y su hermana Rosa son capturadas en el convento por las SS y llevadas al campo de concentración de Westerbork (Holanda). Se dice que sólo pidió que le permitieran llevar un par de medias para el frío y el tomo del Breivario para rezar los salmos de su pueblo. El 9 de agosto llegan deportadas a Auschwitz y ese mismo día son asesinadas en las cámaras de gas. En 1945 el Carmelo de Colonia trata de ubicarla ya que desconocian que había muerto.

“la fe es oscuridad de media noche, porque aquí no sólo se apaga la actividad de los sentidos, sino también el conocimiento natural de la razón”.

Te puede interesar:

La Cruz Gloriosa

Edith Stein en Philosophica

Camino, Surco y Forja

forge-550622_1280

La espiritualidad de San Josemaría Escrivá es la del orante en medio del mundo. Es el espíritu que transmiten estas tres obras fundamentales llenas de consejos para ser hombres y mujeres de oración en nuestro andar entre la familia, los amigos y el trabajo.

San Josemaría Escrivá, conocido como el santo de lo ordinario, es un santo moderno. Tan moderno que, a pesar de no haber conocido la revolución digital, dejó parte importante de su legado espiritual en pequeñas y concisas sentencias, perfectas para un mundo empeñado en los contenidos breves y concretos.

Hablamos de tres libros: Camino, Surco y Forja. Los dos últimos de publicación póstuma. Recogen una serie de consejos y orientaciones para iluminar la vida espiritual en medio de la monótona cotidianidad que para remate se empeña en no dejarnos leer aunque con un poco de ingenio podemos usar ciertos recursos (Sin tiempo para leer).

Las sentencias que componen cada libro están agrupadas por temas específicos (Carácter, Dirección, Oración, Santa Pureza, Corazón…) y están orientadas para fomentar y facilitar la oración personal. También son consejo y auxilio ante las dificultades que enfrenta el orante.

Aunque corresponden a periodos distintos de la vida del autor, las tres obras son complementarias entre si dando mayor riqueza y variedad de enfoques a los puntos que tratan.

Estas obras ya constituyen un libro de cabecera para la vida espiritual del cristiano.

 

El peregrino ruso

Una breve plegaria está en el corazón de la espiritualidad cristiana oriental. Un piadoso libro que enseña a orar y alimentar el alma.

Es un clásico de la espiritualidad cristiana oriental. Su tema central es la importancia de la oración y se desarrolla en torno a la oración “Señor Jesucristo, ten piedad de mí” recitada por los católicos orientales y ortodoxos en lo que vendría a ser su rosario. El cordón recibe el nombre de komboskini.

El protagonista se va empapando su alma con la plegaria en medio de su peregrinaje. No faltarán las dificultades en la oración, la reflexiones y lecciones que irán dando los personajes con los que se encuentra el peregrino. Un libro refrescante que nos da un vistazo a la espiritualidad cristiana oriental y la profundidad de su alma. El lector no quedará indiferente y seguro tomará los consejos ahí vertidos para mejorar su trato con Dios. No es una obra larga y su narración es ligera sin perder profundidad.

El Arte del Bien Morir

human-2829510_1280

El primer consejo del arte de morir bien es, vivir bien. Somos responsables de lo que hacemos en vida y de ello depende nuestra salvación. Esta obra de Roberto Belarmino, santo y doctor de la Iglesia está constituida por consejos prácticos a seguir para lograr una buena muerte. Nuestra preparación debe empezar ya y no cuando nos encontremos en el trance de la muerte. La primera parte de la obra se enfoca en el bien vivir, el ejercicio de las virtudes, las obras de piedad, la oración, el ayuno, la limosna y los sacramentos como preparación que nos dará las mejores disposiciones si la muerte llega de imprevisto o si llegamos a ella por vejez o enfermedad. La segunda parte aborda la preparación cuando ya se está cerca de la muerte.

No es una lectura complicada y como ya se dijo, son los consejos de un amigo.

San Roberto Belarmino (1542-1621), jesuita, obispo y cardenal de la Iglesia que ocupó cargos claves durante la contrareforma. Su celo apostólico por la salvación de las almas se refleja en el espíritu apologético de sus obras.

Seguir leyendo “El Arte del Bien Morir”

Cristianismo en Japón

cherry-blossom-1209577_1280Tuve la fortuna de leer Los Cerezos en Flor de José Miguel Cejas donde se presentan varias historias sobre los inicios del Opus Dei en Japón. Un libro lleno de espiritualidad y de como se van superando las dificultades personales, familiares, económicas, culturales, etc. para responder al llamado de Dios. Lo interesante es que lo empecé a leer a los pocos días de ver la película El Silencio del laureado director Martin Scorsese y llena de alegría conocer como esas primeras evangelizaciones en tierras japonesas dieron por fruto comunidades cristianas que sobrevivieron dos siglos en la clandestinidad y sin sacerdotes fortalecidas sólo por el único sacramento que podían administrar, el del bautismo.

Seguir leyendo “Cristianismo en Japón”

Audi Filia, San Juan de Ávila

headphone-1868615_640

San Juan de Ávila nos presenta en su obra Audi Filia (Escucha Hija) una serie de enseñanzas dirigidas a una de sus hijas espirituales, de ahí el nombre que toma de los versículos 11 y 12 del salmo 45 mediante el cual va desglosando su doctrina espiritual. La obra bien estructurada nos va llevando por una serie de reflexiones y consejos para evitar las trampas del demonio y fortalecer la relación con Dios. Es una obra formidable y de recia doctrina, que debería releerse en varios mementos de la vida. San juan de Ávila (1499-1569) es clérigo español, declarado santo y doctor de la Iglesia, a veces se le confunde con San Juan de la Cruz quien es un místico español y religioso carmelita. Recordemos que la Iglesia declara doctores a ciertos santos como reconocimiento a la profundidad de su doctrina, la cual recomienda de manera especial. En este caso tenemos el placer de disfrutarla en nuestro propio idioma para nuestro crecimiento espiritual.

Mi recomendación para leer esta obra es que el lector tenga una base en catequesis. Ciertamente es una obra para quienes conocen la Fe Católica y quieren profundizar su trato con Dios, así como para tomar conciencia de ciertos errores y trampas en las que podemos caer en la vida espiritual. También da consejos y reflexiones que sin duda serán del provecho del lector.

Te puede interesar:

Juan Ávila, maestro también de las letras

10 remedios para vencer la tentación según San Juan de Ávila – Semper Fiat