El extranjero, Albert Camus

sand-768783_1280

En un mundo en el que predomina la creencia de que las ideas y formas de ver la vida no tiene mayor impacto, que el que podría tener entre elegir un helado de chocolate o de fresa es refrescante leer a autores como Camus. Y, aunque suene contradictorio, es refrescante leerlos aunque el tema de este libro sea sombrío. Es refrescante, porque pueden llevar las consecuencias de las ideas hasta su desenlace final.

El protagonista es Meursault, un tipo común y corriente pero cuya profunda concepción nihilista de la vida va llevándolo por situaciones van comprometiendolo. La indiferencia sobre las pequeñas cosas, indiferencia moral al ayudar a un vecino al humillar a su pareja, que va desembocando en insensibilidad ante la muerte de su madre y el amor de una mujer hasta verse implicado en un homicidio. Todo en total indiferencia, pero a medida que se va viendo comprometido sentimentalmente con la chica y con el proceso judicial los ve como problemas que le quitan su tranquilidad por lo que la posibilidad de la pena de muerte le suena indiferente. Es lo mismo morir ahora que dentro de 20 años.

Lo interesante y complejo, en Camus es que Meursault no miente. Nunca niega los hechos y rechaza usar los argumentos de su abogado. Es fiel a su verdad personal, convirtiéndose en un auténtico extranjero en la sociedad que le es ajena con sus leyes y normas.

Creo que esta magistral obra de Camus se puede compaginar y complementar con Crimen y Castigo de Dostoievski. El protagonista de Dostoeivsky busca justicia pero el protagonista de Camus es indiferente a ella, aunque las secuencia de hechos pudiera hacer creer lo contrario.


Te puede interesar en este blog

La Peste, Albert Camus

La Peste, Albert Camus

abandon-21907_1920

La Peste es la historia de Orán (Argelia) en el año de 194… cuando la ciudad es azotada por una epidemia de peste que pone a prueba la solidaridad de sus habitantes. La narración transcurre entre varios personajes, médicos, reporteros, fugitivos que van entrelazando sus vidas ante la dura prueba de verse superados por la circunstancias que va acabando la población. Abundan las reflexiones filosóficas, en especial sobre el sufrimiento, que demuestran el conocimiento que Camus tenía del alma humana. Hay momentos cumbres como el sufrimiento de un niño que padece la enfermedad, el deseo de volver a la vida normal que se manifiesta en buscar al anciano que alimentaba a los gatos antes de que estallara la epidemia, la separación de los seres amados ante el inexpugnable aislamiento de la ciudad y la impotencia ante la muerte de tantos mientras parece que las medidas tomadas no tienen poder para impedir la peste cobre más muertes de las que pueden enterrar. Es en las dificultades que se manifiesta lo mejor y lo peor.

No deja de ser contundente la pregunta a quienes en esos momentos en lo que todo parece perdido y el sufrimiento parece trastocar el sentido de la realidad sobre ¿por qué seguir ayudando a los demás aún a riesgo de la propia vida? Algunos espíritus más recios podrían responder: alguien tiene que hacerlo.