El Retrato de Dorian Gray – Oscar Wilde

Imagen de Pixabay

El Retrato de Dorian Gray nos cuenta la historia de un joven a quien hacen un retrato. Dorian quien opta por una filosofía de vida hedonista se sumerge en la vorágine de la búsqueda de placer y éxito. Él permanece siempre joven y apuesto. Su retrato en cambio irá reflejando la abyección de su alma a medida que se va corrompiendo.

Fue escrita por Oscar Wilde y publicada en 1980 para una revista. El texto luego sufrió agregados y modificaciones para finalmente ver la luz como una novela. El tema, el envilecimiento del alma humana no es nuevo y siempre aparece de una u otra forma a lo largo de la historia.

—Cualquier cosa se convierte en placer si se hace con suficiente frecuencia.

En nuestra sociedad caracterizada por la facilidad para obtener entretenimiento, el culto por el bienestar físico y por el predominio del ser autoreferencial la obra de Wilde nos advierte de los peligros del narcisismo y del hedonismo. Es que hedonismo se cuela por doquier y es fácil caer sin que nos demos cuenta. Buscamos con vehemencia el placer estético, las respuestas expeditas y el entretenimiento fácil como si estos se tuvieran que ajustar a nuestros deseos. Tal vez el mundo tecnológico, con su infinita oferta, así nos lo hace creer.

La corrupción del alma siempre se manifiesta de alguna manera. No será en un retrato, pero cuidémonos de que con nuestros autorretratos (selfies) no estemos buscando una imagen ideal de nosotros mismos para no mirar nuestra vida interior.

La Casa de los Muertos – Dostoyevski

Estoy seguro de que si en la literatura universal hay un libro que logra transmitir el sufrimiento humano y las profundas reflexiones que sobre este se pueden hacer es precisamente La Casa de los Muertos.

Recuerdo que acompañando a mi abuelo por unas ventas de libros usados en Lima me lo regaló. Ya había leído Crimen y Castigo y no exagero cuando digo que La Casa de los Muertos me impactó mucho. Para quien acostumbra leer cosas ligeras, propias de mentes distraídas, que exigen un par de minutos para olvidarse a la hora siguiente esta obra resultará pesada, fatigosa y oscura. Este es un libro para quienes aman las impresiones fuertes e indelebles.

Recuerdos del Sepulcro de los Vivos (La Casa de los Muertos), fue publicada en 1862, y nos cuenta sobre la muerte de un profesor y el hallazgo de su diario. Este profesor había sido condenado a prisión en Siberia por el asesinato de su esposa. En el diario quedan registradas anécdotas, conversaciones, sentimientos, reflexiones del mismo autor y de otros presidiarios.

Es una historia tan llena de contrastes, complejidades y contradicciones como la vida misma. Hay episodios que desgarran y consuelan el alma de la misma manera que combinan lo trágico con lo cómico. Las experiencias son diversas y abarcan desde los trabajos forzados hasta la alegría y sentimientos encontrados de los reclusos durante la navidad.

También resaltan las duras condiciones de reclusión. A pesar de las cuales, sumadas al sufrimiento y a mal presente; la bondad de la naturaleza humana brota como una pequeña planta en medio de gélido clima siberiano.

Por debajo de las gradas se apiñaban también los forzados produciendo un ruido sordo de colmena espantada; en cuanto al piso de la estufa no había sitio que no ocupasen los presos, quienes hacían que agua saliese de sus cubas. Los que estaban en pie se lavaban teniendo en la mano su cubo de madera; el agua sucia, corriendo por sus cuerpos, caía sobre la cabeza de los que estaban sentados.

El Sepulcro de los Vivos

Su autor, Fiódor Dostoyevski deja varios elementos biográficos en la obra. Él también fue prisionero en Siberia por participar en una conspiración. Sin duda una experiencia terrible pero sin la cual, seguramente, Dostoyevski no sería Dostoyevski.

Si no has leído a Dostoyevski, puedes visitar estas recomendaciones que escribí AQUÍ y si ya lo leíste también puedes compartir tus impresiones y recomendaciones.

Heidi – Johanna Spyri

Alpes Suizos – Pixabay

Creo que en nuestra cultura popular siempre hemos atribuido a la historia del famoso dibujo animado de Heidi (1974) autoría nipona, como es Candy Candy. Resulta que su autora es la escritora suiza Johanna Spyri (1827-1901). Johanna quien no tuvo una vida fácil, perdió a su hijo y a su esposo, nos dejó una basta obra de cuentos infantiles que por lo visto no son fáciles de encontrar en castellano.

Heidi, su obra más popular, se ha convertido en un cuento infantil de referencia y símbolo de la identidad suiza. ¿Por qué creen que salió la conocida serie animada? Es una historia que nos regresa a la niñez y nos pasea por los imponenetes paisajes alpinos en compañia de su amigo Pedro.

Heidi es símbolo de la identidad suiza. En la imagen una escultura de ella con Pedro.

Creo que la única recomendación válida para leer un cuento de niños es… volverse niño.

Robinson Crusoe – Daniel Defoe

Imagen de Pixabay

Un marinero llamado Robinson Crusoe queda atrapado en una isla desierta por el naufragio de su nave. En ella, a punta de perseverancia, sobrevive durante 28 años hasta que el destino cambia todo su mundo nuevamente.

En algún lugar leí que un clásico es aquella obra que puedes leer en diferentes momentos de tu vida y siempre te dirá algo diferente. Eso me pasó con esta obra. La leí por primera vez a los 15 años en mi época de tropa en el Movimiento Scout. En esa época obviamente mi interés estaba enfocado en la aventura. Luego, ya en la época de la universidad volví a leerlo y lo que encontré fue algo completamene diferente. El tema de la soledad, la naturaleza del hombre y las reflexiones del protagonista fueron mi descubrimiento.

Robinson Crusoe fue publicada en 1719. Narra la historia de un marinero inglés que tras un naufragio, del que es el único sobreviviente, queda atrapado 28 años en una isla desierta. Les aseguro que es mucho más interesante que la famosa pelicula protagonizada por Tom Hanks.

La vida de su autor, Daniel Defoe también da para una novela de aventuras. Pueden leer algo de sus andanzas Aquí.

Robinson Crusoe nos recuerda que por más oscuro que este el panorama, es nuestra humanidad la que nos salva y nos lleva a construir cosas que superan nuestra finitud. Crusoe sobrevive por su persevernacia y hasta que el destino lo sorprende nuevamente.

Cuando la leas puedes comentar si encontraste una novela de aventuras o puntos de reflexión.

Hombres en Tiempo de Oscuridad – Hannah Arendt

pixabay.com

En esta obra la filósofa Hannah Arendt reune a personajes completamente discimiles como Rosa de Luxemburgo, Karl Jaspers, Isak Dinesen, Hermann Broch, Walter Bejamin y Bertolt Brecht que lo único que tienen en común es haber sido contemporaneos en ese dificil periodo histórico del nazismo. La misma Hannah nos indica del por qué de tal selección “Que aún en los tiempos más oscuros tenemos el derecho a esperar cierta iluminación, y que dicha iluminación puede provenir menos de las teorías y conceptos que de la luz incierta, titilante y a menudo débil que algunos hombres y mujeres reflejarán en sus trabajos y sus vidas bajo casi cualquier circunstancia y la época que els tocó vivir en la tierra: esta condición constituye el fundamento inarticulado contra el que se trazaron estos perfiles“.

Hannah nos demuestra la complejidad de la experiencia de un totalitarismo por lo que no puede ser encasillada en conceptos o definiciones. La destrucción causada por los sistemas totalitarios solo puede ser entendida desde la experiencia de quienes los han padecido.

Esta obra la leí estando en Venezuela en pleno totalitarismo chavista y las experiencias narradas parecian realmente vívidas. En especial el poema de Brecht citado por Arendt:

Llegué a las ciudades en épocas de desorden, cuando reinaba el hambre. Entre los hombres llegué en el momento del cataclismo y me rebelé con ellos. Así era la época que me tocó vivir.

Comía entre batallas, dormía entre asesinos, era indiferente en el amor y miraba la naturaleza sin paciencia. Así era la época que me tocó vivir.

Cuando vivía la calle llevaba a la confusión. El discurso me traicionó ante el asesino. Poco podía hacer. Los gobernantes estaban más seguros sin mí, eso creía. Así era la época que me tocó vivir.

…Tú que emergerás del diluvio donde nos ahogamos recuerda al hablar de nuestras debilidades la época oscura a la cual escapaste.

…Lamentablemente, nosotros que queríamos preparar el campo para la amabilidad, no podíamos ser amables.

… Recuérdanos con clemencia.

Bertolt Brecht

En los tiempos oscuros las luces, como dice Arendt, vienen de la gente común. De las personas que a pesar de todo no se dejan deshumanizar por el sistema. En los Tiempos Oscuros las grandes personalidades no cuentan aunque al principio cueste entenderlo. La mejor forma o la única forma de sobrevivir es manteniendo mejores relaciones con los familiares, vecinos y compañeros.

Al Este del Edén – Steinbeck

Valle de Salinas California. Tomado de https://commons.wikimedia.org

Al Este del Edén es una verdadera epopeya. Una obra con varios personajes y múltiples subtramas pero que tiene como hilo conductor el episodio bíblico en el que Caín mata a Abel. Su autor el nortamericano John Steinbeck galardonado con el premio Nobel en 1962. La obra se ambienta en California finalizando la Guerra de Secesión. Tiene como protagonistas a unos medio hermanos (Adán y Charles) y los sucesos que se irán desarrollando y su impacto en la vida de los mellizos Caleb y Aarón, hijos de Adán.

«Un hombre después de barrer el polvo y las astillas de su vida, tiene que enfrentarse tan solo con estas duras y escuetas preguntas. ¿Fue mi vida mala o buena? ¿He hecho bien o mal?»

A medida que se desenvuelve la historia nos encontraremos con personajes verdaderamente memorables como el irlandés Samuel Hamilton y chino Lee. El tema principal es el problema del mal y sin darnos cuenta estaremos reflexionando sobre ello. Los diálogos son realmente buenos, y es que nos plantean las reflexiones desde las dificultades de la vida misma.

El problema del mal, que parece ser olvidado en este mundo relativista sigue presente en las grandes obras. Es por ello, querido lector, que no podemos de dejar de leer los clásicos. Sus temáticas abordan la complejidad de la naturaleza humana a pesar de que la moda quiera evitar ciertos temas.