pixabay.com

En esta obra la filósofa Hannah Arendt reune a personajes completamente discimiles como Rosa de Luxemburgo, Karl Jaspers, Isak Dinesen, Hermann Broch, Walter Bejamin y Bertolt Brecht que lo único que tienen en común es haber sido contemporaneos en ese dificil periodo histórico del nazismo. La misma Hannah nos indica del por qué de tal selección “Que aún en los tiempos más oscuros tenemos el derecho a esperar cierta iluminación, y que dicha iluminación puede provenir menos de las teorías y conceptos que de la luz incierta, titilante y a menudo débil que algunos hombres y mujeres reflejarán en sus trabajos y sus vidas bajo casi cualquier circunstancia y la época que els tocó vivir en la tierra: esta condición constituye el fundamento inarticulado contra el que se trazaron estos perfiles“.

Hannah nos demuestra la complejidad de la experiencia de un totalitarismo por lo que no puede ser encasillada en conceptos o definiciones. La destrucción causada por los sistemas totalitarios solo puede ser entendida desde la experiencia de quienes los han padecido.

Esta obra la leí estando en Venezuela en pleno totalitarismo chavista y las experiencias narradas parecian realmente vívidas. En especial el poema de Brecht citado por Arendt:

Llegué a las ciudades en épocas de desorden, cuando reinaba el hambre. Entre los hombres llegué en el momento del cataclismo y me rebelé con ellos. Así era la época que me tocó vivir.

Comía entre batallas, dormía entre asesinos, era indiferente en el amor y miraba la naturaleza sin paciencia. Así era la época que me tocó vivir.

Cuando vivía la calle llevaba a la confusión. El discurso me traicionó ante el asesino. Poco podía hacer. Los gobernantes estaban más seguros sin mí, eso creía. Así era la época que me tocó vivir.

…Tú que emergerás del diluvio donde nos ahogamos recuerda al hablar de nuestras debilidades la época oscura a la cual escapaste.

…Lamentablemente, nosotros que queríamos preparar el campo para la amabilidad, no podíamos ser amables.

… Recuérdanos con clemencia.

Bertolt Brecht

En los tiempos oscuros las luces, como dice Arendt, vienen de la gente común. De las personas que a pesar de todo no se dejan deshumanizar por el sistema. En los Tiempos Oscuros las grandes personalidades no cuentan aunque al principio cueste entenderlo. La mejor forma o la única forma de sobrevivir es manteniendo mejores relaciones con los familiares, vecinos y compañeros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .