baby-1531060_1280

Esta historia, conocida básicamente por la película, con la que solo comparte el nombre y la idea de alguien que nace viejo y muere recién nacido, fue escrita por el norteamericano Francis Scott Fitzgerald en 1922 para una revista. La historia es realmente breve pero no pierde interés en ningún momento. Tal vez pueda permitirse alguna reflexión sobre cómo debemos vivir cada etapa de nuestra vida, las relaciones con nuestros familiares y que los extremos de la vida no suelen ser tan diferentes, ya que la necesidad de afecto siempre estará latente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .